jueves, 14 de enero de 2010

Sefiní

¿Qué fue todo esto? ¿Un sueño? ¿Un recuerdo?
¿Hacia dónde he estado mirando y dónde podré encontrar todo lo que falta?

12 comentarios:

eMiLiA dijo...

¿Hay alguien ahí?

(ristinota dijo...

como ya he comentado en otra ocasion...no se que habra pasado hoy, pero creo que todos estamos un poco desquiciados hoy, algo extraños...quizás los planetas se hayan alineado para volvernos a todos un poco locos ;P
ojala que todas tus nostalgias se disipen, y que todos podamos respirar tranquilos

un abrazo!

mig dijo...

tal vez sea el calor, a mi me pone de los pelos el calor

Espérame en Siberia dijo...

El fragmento es de "Al sur de la frontera, al oeste del Sol". Un libro más de Murakami en mi colección, y no sabes cuánto lo estoy disfrutando. Definitivamente ese escritor llegó a mi vida para quedarse, jajaja.


Un abrazo, Emilia :D

Luis dijo...

apa...es como un link a mi post..ja..besos!

Noelplebeyo dijo...

Mira otra vez, ea
ahí está...

Besos

nacho dijo...

Síndrome postvacacional. Todo se acabó, parece un sueño, un recuerdo perdido. El presente tiene otra respuesta a la mirada, tiene la añoranza, como una carencia de algo que quedó atrás en el tiempo y en la piel.

Eclipse dijo...

estoy tan deprimida que de esta entrda solo pueden salir comentarios deprimentes, pero prometo volver de la playa con ánimos renovados.
qué son los sueños, entonces?
supuestamente cosas hermosas, con el precio carísimo de ser sólo eso: sueños...
la pucha!

Rocío dijo...

Si estoy aca Emi :) muy lindo texto, capaz que pensas que te faltan muchas cosas y en realidad no te falta nada; quien sabe, no? Un beso enorme, cuidate mucho. Recien te voy a leer en muchos días, mientras tanto voy a disfrutar de Buenos Aires con el calorcito. ajaja

La sonrisa de Hiperión dijo...

Si los sueños tienen un final. Despierta, desayuna, y ven a almorzar conmigo. Te enseñaré el reino de la realiadd.


Saludos y un abrazo enorme.

eMiLiA dijo...

Imperdonable falta la mía que olvidé aclarar que las palabras de esta entrada pertenecen a una magistral escritora argentina: Olga Orozco.

Un Simple Blog dijo...

No importa lo que no fue, importa lo que será.