viernes, 24 de septiembre de 2010

Mystic Love


"Toda historia tiene un final feliz, sólo hay que saber cuándo hay que parar de contarla."

19 comentarios:

eMiLiA dijo...

Yo he sido tan feliz contigo.

blasblog dijo...

las fàbulas contienen muchos elementos de una tremenda violencia y crueldad que aprendemos a subministrar a los nenes, como fuese una vacuna, en ese sentido aprendemos a usar los finales, idealmente felices, realmente.... humanos simples ni tristes ni alegres, humanos.
besos
Blas

Carlos dijo...

Cuan acertado encuentro las palabras de el que me precede....cito:
"humanos simples ni tristes ni alegres, humanos."

las cosas simplemente son, nuestra mente se empeña en etiquetar cada una de las cosas con las que interacciona, perdiendo la esencia...bah, según lo veo yo.

Lindo post para un día húmedo, gris y fresco de primavera por aqui.

Saludos!

Lila Biscia dijo...

Sabes que me encantó esa peli? y la vi hace muy poquito, así que la recuerdo patente, toda.
Me sentí tan identificada con el personaje de él, y esa vuelta final tan real, me pareció genial.
No es que todo final es feliz, sino que justamente, uno tiene que aprender como revertirlo y solo ubicarlo a nuestro favor, aun, cuando ese favor que nos hacemos, es el doloroso camino de aprender que no siempre las cosas son como nosotros queremos...
(me zarpe con el largo comentario, sorry, pero fue una peli que me hizo wow en la cabeza!)
Besos

Petardo Contreras dijo...

Otra vez que me pierdo una película y me siento un salame, esta buena o es muy de minitah?

Eclipse dijo...

wow... y cuándo parar?

* Willow Sweet * dijo...

Y cuando se sabe que hay que parar?
Yo siempre me paso...

tusojosmisalas dijo...

holas eMILIA cuanto en tan pocas palabras...buena entrada...y cuando me doy cuenta q el guion no continua?
un abrazoo
David.V.

Ricardo Miñana dijo...

Cuando el final es feliz mejor que no pare nunca.
un placer pasar a leerte.

Que tengas un feliz fin de semana.
un abrazo.

lemaki dijo...

Amamos lo que no conocemos, lo ya perdido.
El barrio que fue las orillas.
Los antiguos, que ya no pueden defraudarnos, porque son mito y esplendor.
Los seis volúmenes de Schopenhauer, que no acabaremos de leer.
El recuerdo, no la lectura, de la segunda parte del Quijote.
El oriente, que sin duda no existe para el afghano, el persa o el tártaro.
Nuestros mayores, con los que no podríamos conversar durante un cuarto de hora.
Las cambiantes formas de la memoria, que está hecha de olvido.

Jorge Luis Borges

Es cierto, esa parada a tiempo contribuye a retener buenas sensaciones.

saludos.

Espérame en Siberia dijo...

Ese título me suena, jajaja.
Gracias. Muchas gracias por tus buenos deseos en mi cumpleaños, hermosa.
Apenas he tenido tiempo de actualizar mi Blog esta semana. La verdad es que, gracias a la escuela, ya no podré hacerlo diario; será 3 veces a la semana, más o menos.
Los extrañaré. Sobre todo porque estoy en una etapa muy complicada. Estoy en una crisis en mi carrera. Me siento bastante perdida en la vida y siento que no tengo muchas buenas opciones.
En fin.

Te dejo un abrazo inmenso, lleno de cariño.

Mucha luz.

H e l e n a... dijo...

Cierto, el problema seria saber donde acabar.

:)
Un abrazo.

AlBordeDeLaTaza dijo...

No vi esta pelicula, pero de seguro ahora la ire a ver.
Tal vez en alguna buena parte (muy feliz) de la trama me levante y me vaya del cine. No porque me disjuste el film, sino porque yo abre decidido que ese era su final feliz!

Besos

Noelplebeyo dijo...

algunas con los títulos de crédito

José A. García dijo...

Esa es la parte dificil no? sabes cuando detenerse?

Saludos

J.

Luis dijo...

perfecto!

Anacronista dijo...

Ahí está el problema. Querer prolongar algo que, en definitiva, no da para más.
Es que duele darse cuenta que ya no se puede seguir. Y que uno FUE feliz.

eMiLiA dijo...

"No aprenderé nunca a retirarme a tiempo."

Claudia Perez dijo...

No la vi, la anoto para verla pronto!

Muy buen post!
besos