viernes, 19 de marzo de 2010

Y todo era amor, amor y nada más que amor


"Las dos categorías de la felicidad son los amados y los amantes, y los que pueden prescindir de amor (que es lo que diría Fray Luis de León: “libre de amor, de celo / de odio, de esperanza, de recelo”). Pero uno siempre prefiere pertenecer a la primera categoría, ¿no?"

14 comentarios:

eMiLiA dijo...

Borges


.:.


Pienso: luego de un largo, larguísimo, eterno período de no amor creo que preferiría la primera categoría.
Claro que esa debería, necesariamente, conllevar a la segunda.
Y pues la tercera me la sé de memoria y ya está bien darle algo de respiro. ¿No?

Estepa Grisa dijo...

muy cierto! pese a que nos empecinemos en pretender asumir ser de la última

tusojosmiletra dijo...

eMILIA...es cierto completamente de acuerdo..con las palabras de tu entrada...
hace mas de 4 años vi a pedro guerra en un concierto aqui en mi ciudad...en un lugar donde solo entrabamos 400 personas..y él y su guitarra...fue genial!!

Kariños David.V.

Claudia Perez dijo...

“Y pues la tercera me la sé de memoria y ya está bien darle algo de respiro. ¿No?”

Siii, yo también quiero darle respiro, dejarlo en libertad, y probar la primer categoría… jeje

Muy bueno Emilia. Excelente!!!
Besotes

mig dijo...

en la segunda categoria no hay nada, no hay valor, la libertad exige algo de nuestra parte, si vamos por el vorde no tenemos libertad, tenemos miedo...
no te salves! diria Mario

La sonrisa de Hiperión dijo...

Besarse encima de techo de un coche... una forma... si que es verdad...

Saludos y un abrazo enorme.

Noelplebeyo dijo...

Fray Luis amaba muy en lo alto...más que sobre un capó de coche

Besos

blasblog dijo...

libre de amor, de celos de odio, esperanza y recelo? ,
es como prescindir del agua e del aire, creo que se aleja del comùn sentir humano..

hay que tratar de vivir en la balanza de las dos primeras categorìas
saludos amorosos!
Blas

Espérame en Siberia dijo...

Jajajaja, no sé, Emilia. Yo también llevo un larguísimo periodo de no amor y, por ahora, soy partidaria de la segunda categoría. La primera no me llama tanto la atención.
Cuestión de gustos, ¿no crees?

¡Miles de besos!

BÁRBARA dijo...

La imagen es realmente sorprendente, no es eso el amor?, hacer de algo normal (un beso)algo trascendente.
amados y amantes se reunen a veces en la misma persona, pero es imposible prescindir del amor siempre está dando vueltas por ahí.
un abrazo.

Palabrota dijo...

no hay seres que pertenezcan a las segunda categoría, hasta Hitler amaba a su perro. Hasta yo puedo llegar a amar si me dan la pata y mueven la cola jajaja.

Amorphis dijo...

La primera categoría es de humanos, la segunda, no sé.

Abrazos.

Manuel dijo...

Resulta todo más facil...

Estonetes dijo...

too complicated