miércoles, 25 de febrero de 2009

Evocación



Señor,
la lluvia del domingo
es una inmensa bañera
que me sumerge a cámara lenta
en el telón espumoso de sus rizos del sábado.

[Almudena Guzmán]


*

*

*

*

*

Almudena habla por mí porque estoy muda. Sí, yo, justo yo, muda. ¿No es eso raro?, me pregunto. No quiero mover los dedos y derramar palabras, no quiero dejarlo plasmado para que después sea sólo un personaje en el papel. ¿Un nuevo golem?
¡Ssshhh! Eso no. Nunca más.
Propongo este breve intercambio, este canje sutil: mi sequía de letras por sus horas de presencia... ¿aceptará?

7 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Lo maravilloso de ésto es saber enredarse y desenredarse las veces que sean necesarias.
Y el trueque que pones al final de tu texto me pareció muy sugerente, muy lindo.

Un besote :]

Roci dijo...

Yo no quiero sequias de letras, un beso enorme emilia-

Espérame en Siberia dijo...

¿Entonces te quedas en Siberia? Me parece perfecto, ya no estaré tan sola y con tanto frío.

Te cuento que el otro día encontré una antología con poemas de Juarroz y quedé maravillada. Pocos escritores me han dejado así.
Cada que lo lea me acordaré de usted.

Muá :)

Espérame en Siberia dijo...

¡¿De verdad te abrazó Ismael?!

Sólo porque me caes rebien no te tengo envidia de la mala, pero creeme que de no ser así te echaría un mal de ojo jajajaja.

Muá =)

Imaginario dijo...

muy bueno me gusto cortito y al pie, con pocas palabras decis muchos, diciendo mucho entretenes e invitas a pensar, esya bueno en fin chau!

g. dijo...

Esperemos que sí, por lo un rato podemos esperar, ¿no?

hawwah dijo...

la lluvia de domingo es tu aliada...

un besito!