viernes, 26 de diciembre de 2008

Si pudiese desmontar el burdo teatro de tu inexistencia...


:::


.
Elegía cuarta (Fragmento)

[...] "Yo no quiero estas máscaras a medio llenar,
mejor la marioneta. Está llena. Yo quiero
sostener el muñeco y los hilos del alambre,
su apariencia de rostro. Aquí. Ya estoy delante.
Y aunque las luces se apaguen, incluso
si alguien me dice: "No más" ... Aunque del escenario
llegue el vacío con la corriente del aire gris,
aunque ninguno de mis silenciosos antepasados
se siente aquí conmigo, ni ninguna mujer, ni siquiera
el muchacho de pardos ojos bizcos:
yo, no obstante, me quedo. Siempre hay algo que ver."

[Elegías de Duino - Rainer María Rilke]

4 comentarios:

Emilia dijo...

¿Siempre hay algo que ver?

Sí. La realidad. La estoy viendo en todo su esplendor y pese a todo la niego.

Soy negadora de profesión. O quizá sólo estúpida.

Sí, definitivamente es la segunda opción.

:(

Voy a contratar un buen flete, porque el día que tire abajo este teatro... aaaahhhh, ¡agarrate Emilia! ¡Qué mudanza!
(este yo irónico es mi preferido)

Manuel dijo...

¿Quién sostiene los hilos de nuestras vidas?

Sole dijo...

burdo teatro de tu inexistencia...admiti que existe, no trates de manejarlo cual una marioneta...date una oportunidad, creo te la mereces!!

Feliz 2009 !!

g. dijo...

Sí, siempre hay algo que ver.
Algo, vaya a saber bien qué... Pero hasta en los momentos más obscuros hay algo que ver.

Y si no es así, nos podemos pegar un tiro porque ya no hay muchas esperanzas, ¿no?

Me encantó el texto de Rilke, es uno de esos poetas que tengo muchas ganas de leer hace mucho tiempo, pero nunca (Supongo que al ser poeta y alemán) lo hago.

Gracias por el texto, es muy bello... Quizá te lo robe, Emilia.

Te dejo saludos de felicidades por el año nuevo si no pasó más por acá, besos.

Cuidadese profesora.