jueves, 4 de diciembre de 2008

al olvido olvídalo, al olvido invito yo...

:::

Memoria y olvido. Olvido y memoria. Dialéctica atroz en la que levito cual posesa.¿Es sacrílego olvidar? ¿Es insano buscar resquicios de recuerdo? ¿Darse de topes como la peor mosca contra ese póster technicolor que está ajado de hastío?
Hoy olvido. Hoy ya no me basta. Hoy es el día de la novel crisálida.


:::



MUERTE EN EL OLVIDO
Yo sé que existo

porque tu me imaginas.
Soy alto porque tu me crees
alto, y limpio porque tú me miras
con buenos ojos,
con mirada limpia.
Tu pensamiento me hace
inteligente, y en tu sencilla
ternura, yo soy también sencillo
y bondadoso.
Pero si tú me olvidas
quedaré muerto sin que nadie
lo sepa. Verán viva
mi carne, pero será otro hombre
-oscuro, torpe, malo- el que la habita...

[Ángel Gonzalez]

3 comentarios:

g. dijo...

Lindo poema el de abajo.

Hermoso tu texto.
Yo creo que lo importante uno no lo olvida nunca, y lo que olvida son desechos... Luego esta lo que uno no olvida pero prefiere no recordar.

Y esos ultimos creo que son los peores, porque aparecen sin pedir permiso, y se quedan un largo rato.

O por lo menos, así lo veo yo.
Che, Emily, saludos.

Gwynette dijo...

Felicidades crisálida ! :-)

..volarás, pero siempre con el saquito de recuerdos..es nuestra joroba por haberlos vivido -se trata de transportarlos sin que duelan demasiado- ^_^

Besitos, Emilia

Solita dijo...

Qué belleza todo :)

Me encanta Ángel González...