sábado, 25 de octubre de 2008

pedigüeña

.
Pidió indiferencia a las horas de frágil coincidencia.
[no hay que vivirlas, hay que evocarlas]
Pidió un puente y el coraje de cruzarlo.
[Deja atrás los minutos naranjas. Arremete, viajera.]
Pidió permiso para salirse de la senda del peregrino.
[rezos agnósticos y altares de sombras]
Pidió. Pidió. Pidió.


Nada obtuvo.

4 comentarios:

Gwynette dijo...

No obtuvo nada? o_O

..pregunto: lo pidió con educación. verdad? :-)

Besitos domingueros

G. dijo...

A veces pasa.
Depende de a quien se lo pidas, y hasta a veces allí pende de un hilo.
Frágil.

Suerte en el parcial.
Cuando vomites la palabra negra, avisame, yo quiero estar allí para verla.
"Carta a una señorita en París"

Sole dijo...

¿ por que habra pedido indiferencia?? No se quiere arriesgar?

Xaj dijo...

Este baile de pedir lo que sabemos que no nos van a pintar.

Saluditos.