sábado, 3 de septiembre de 2011

La consigna es: destruir y olvidar.


"La cosa más profunda que he vivido

ya la he olvidado. Ahora sólo me importa

arreglar la ventana si se rompiera, o

limpiar los cristales. Todas las verdades

han sido un largo pronunciamiento sin fecha,

de pronto no recuerdo ninguna. Se confunden

encaramadas bajo los auspicios de mi necedad

que tampoco se precia. A mí me gusta

el encantamiento de ciertas tardes, cuando

lo evidente no es real.
"

20 comentarios:

eMiLiA dijo...

Concha García.


.:.

Marcha atrás, nostalgia: él no te quiere.

Etienne dijo...

Dilatamos la realidad a favor de los sueños.
Evitamos caer en la cotidianeidad para rendirnos a lo impensado.
Pero contra el desamor no hay receta...

Besos!!

José A. García dijo...

Es difícil aprender a olvidar. Mucho más aprender a no recordar.

Saludos

J.

angelcifu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
angelcifu dijo...

Duele, la vida hay veces que duele...y no olvida quien quiere, si no quien realmente puede.

Porque es difícil sacarse de la cabeza, lo que se clavó en el corazón.

Te entiendo perfectamente, los desamores nos hicieron perder la razón...los imposibles siempre se alimentaron de nuestra imaginación.

y aún así cómo me gusta que me mientan a veces, tanto...
que a menudo soy yo el que me engaño a mi mismo...elaborando los recuerdos según a mi me gustaría que hubiesen sido.

Noelia Palma dijo...

Emilia, tan hermosa...
te ayudo con los cristales, para que nos veamos mejor

Lila Biscia dijo...

una vez, pensé que nunca más olvidaría. que mi vida sería un llanto constante. un eterno recordar momentos borrosos que terminaban en: él no te quiere.
y no se como, hubo un día en el que sencillamente, se esfumó de mi memoria.
despues de dos años lo volvi a ver. me llamó la atención darme cuenta que no recordaba que tenía ojos verdes, y fundamentalmente, me llamó la atención que de sus ojos, solo podía ver un color. nada más que una superficie coloreada.
sí de él, me quedó el miedo a enamorarme... pero ese miedo lo olvido, cada vez que me enamoro...

"decir adios es crecer" dice gustavo.


abrazos.

Noelplebeyo dijo...

muy de acuerdo...no hay q mitificar los momentos...hay que vivirlos de nuevo

Esilleviana dijo...

Tu voz, que es la campana de los cinco sentidos, sería el tenue faro buscado por mi niebla.
Cuando sepas que he muerto di sílabas extrañas. Pronuncia flor, abeja, lágrima, pan, tormenta.
No dejes que tus labios hallen mis once letras. Tengo sueño, he amado, he ganado el silencio.

R. Dalton

olvidar para no sufrir.
arrinconar para dejar hueco a lo que está por llegar y continuar confundiendo realidad con fantasía...

:)
un abrazo

Espérame en Siberia dijo...

Objetividad: tal vez él no era el indicado, bella. Ten fe en esto que algunos llamamos amor.

Muchos besitos de domingo texano y lluvioso.

Madame Vaudeville dijo...

Destruir es fácil. Olvidar, difícil...
Abrazo, linda

Carlos dijo...

A mi también me gusta "encantamiento de ciertas tardes, cuando
lo evidente no es real."

Como ahora que el Sol entra de costado por la puerta y regala luz amarilla sobre mis recuerdos.

¡Te abrazo como siempre Emilia!

Automne dijo...

El encantamiento de ciertas tardes cuando lo evidente no es real, en ocasiones, es necesario para que uno pueda rearmarse... como si fuéramos piecitas de un rompecabezas que alguien desarmó. Lo bueno, es que una pueda rearmarse. Lo mejor, es que ese rearmarse siempre lleva consigo vida vivida que nos fortaleció. Besos con esperanza!

[G]* dijo...

"el olvido está tan lleno de memoria
que a veces no caben las remembranzas
y hay que tirar rencores por la borda
en el fondo el olvido es un gran simulacro
nadie sabe ni puede / aunque quiera / olvidar.."
M. Benedetti

..es eso extraño que tenemos por ahí, cada cual con sus tiempos, donde podriamos caer y llenar espacios de frases trilladas, cursis. El amor muere, punto. No se olvida, muere. Y desde ese recuerdo, se renace, se inicia de nuevo- Porque quizás el olvido sea más doloroso y triste que la muerte..

La sonrisa de Hiperión dijo...

Hay volver a comenzar en cada amanecida...

Saludos y un abrazo.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Agrego al amoroso comentario de Lila, canta Gustavo en Perdonar es divino..."a mi me es fácil olvidar..."

Ps: me encanta la foto de tu amdre acá a la derecha, pienso en la mía...

Claudia Perez dijo...

Tenemos la capacidad de olvidar lo vivido; y eso es sorprendente cuando pedimos a gritos olvidar. je

Hermoso texto!
Besos!

Palabrota dijo...

A mí me encanta el encantamiento que me provoca este texto. Besos.

mflorencia dijo...

-qué linda la canción que me publicaste.-

no lo sé, últimamente no me encuentro ni en mis propios recuerdos, ¿hasta qué punto es necesario olvidar?

un abrazo.

Javi dijo...

Tuvo que ser una tarde preciosa...
He reconocido a Adele :)