martes, 16 de junio de 2009

Cronopio con algo de esperanza (y nada de fama)


Viajes


Cuando los famas salen de viaje, sus costumbres al pernoctar en una ciudad son las siguientes: Un fama va al hotel y averigua cautelosamente los precios, la calidad de las sábanas y el color de las alfombras. El segundo se traslada a la comisaría y labra un acta declarando los muebles e inmuebles de los tres, así como el inventario del contenido de sus valijas. El tercer fama va al hospital y copia las listas de los médicos de guardia y sus especialidades. Terminadas estas diligencias, los viajeros se reúnen en la plaza mayor de la ciudad, se comunican sus observaciones, y entran en el café a beber un aperitivo. Pero antes se toman de las manos y danzan en ronda. Esta danza recibe el nombre de "Alegría de los famas".


Cuando los cronopios van de viaje, encuentran los hoteles llenos, los trenes ya se han marchado, llueve a gritos, y los taxis no quieren llevarlos o les cobran precios altísimos. Los cronopios no se desaniman porque creen firmemente que estas cosas les ocurren a todos, y a la hora de dormir se dicen unos a otros: "La hermosa ciudad, la hermosísima ciudad". Y sueñan toda la noche que en la ciudad hay grandes fiestas y que ellos están invitados. Al otro día se levantan contentísimos, y así es como viajan los cronopios.


Las esperanzas, sedentarias, se dejan viajar por las cosas y los hombres, y son como las estatuas que hay que ir a verlas porque ellas ni se molestan.



[Julio Cortázar]




{Foto: Atardecer en Carmelo, Uruguay. Vista desde la lancha que me traía de regreso a casa}

5 comentarios:

eMiLiA dijo...

♪ "El viajar es un placer que no suele suceder..." ♪


Con la excusa de ir a ver el recital de NTVG, organicé una nueva huida al país con el nombre de un río.
Allí, respiré por dos días los buenos y pacíficos aires de Carmelo.
Volví convencida de que por esos lados los cielos son más azules, las hojas crepitan con armonía perfecta y las risas retumban con más placer.

Además, hasta me he curado de los temores que me provocaba la navegación. Después de todo, como dice la canción de notevagustar:

♪"Navegar en paz requiere su tiempo y en la soledad mirar hacia adentro. Se curan heridas, se encuentran salidas..." ♪

Roci dijo...

Nunca te pregunte bonita, sos de uruguay? :)
Un beso enorme, y muy lindo eso que publicaste.

Espérame en Siberia dijo...

Perdón. No voy a comentarte sobre los Cronopios y las Famas de mi Cortázar porque me duele el tema.
Pero mejor te respondo al comentario que me dejaste en mi blog, linda:

A veces no basta con tanta entrega. No basta con querer a la otra persona para que las cosas funcionen. Es triste, pero es la verdad.

Un abrazo inmenso :)

blasblog dijo...

viajar es ampliar siempre horizontes, cambiar el aire en los pulmones y el oxìgeno en los tejidos, aunque se hay ido a respirar el smog de alguna gran ciudad..
cuando miro el contakilòmetros del auto a veces me dicen: tu si que viajas mucho!
en cambio solo me traslado de un sitio a otro, al trabajo..

muy interesante la descripciòn de Cortazar de "famas y Cronopios"

que bello serìa lograr viajar màs y trasladarse menos..
saludos
Blas

La sonrisa de Hiperión dijo...

Pasé a echar un ratito de lectura y a desearte buen fin de semana... que ya se acercaaaaaaaa
jajajaja

Saludos!